Son eso días en que despierto y todo parece al revez, como si estuviera en una dimensión paralela donde todo pierde el sentido, donde las bendiciones son cosas simples y la ausencia de progreso se vuelve una bestia que me aplasta.

Sigo la corriente con un poco de meditación Zen que la verdad ayuda, calma, pero todavía no es suficiente. ¡que necesito!

Me voy al baño y mientras me afeito miro mi rostro aún joven y bien parecido y me pregunto ¿como saco a esa persona que me ocupa? Como puedo recuperar a ese niño alegre, piloto de esta nave conquistada temporalmente por una presencia futurista.

El día corre a un paso veloz mientras yo sin disfrutar persistentemente lucho contra esa bestia que me roba todas mis energías.

Las afirmaciones y decretos empiezan a hacer efecto y yo de regreso en mi sistema realizo que no se trataba tanto de persistencia sino de calma, es como el Tai chi mientras más fuerzas empleas para derotar a tu enemigo con más fuerza te derriban ya que tus energías son usadas en tu contra.

Que maravilla de experiencia e vivido el día de hoy y si que me anoto una experiencia más sin la ayuda del café bustelo o redbull. Gracias doy por la calma que me dio la meditacion Zen, por el poder de las afirmaciones y por la ley de la polaridad. Todo pasa por razones desconocidas pero todo absolutamente todo tiene un propósito derrotar a la bestia, esa que nos creamos consciente o inconscientemente. La paz, la serenidad, la lucidez del interior puede y es el camino de no esfuerzo que lo puede todo.

RennyDavoy “Gracias”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s